ADVERTENCIA

Este blog contiene elementos de lenguaje,salud, sexo y violencia que no debe ser leído por niños, niñas y adolescentes y tampoco por personas que consideren ofensivo su contenido

jueves, 20 de septiembre de 2007

Empezando a escribir

Había escuchado mucho de los blogs, he incluso he leído varios; Sin embargo nunca se me pasó por la cabeza escribir uno hasta que leí hace poco un blog de una pareja argentina que vive una relación de DD (léase disciplina doméstica). Lamentablemente María dejó de escribir en su blog hace más de un año y creo que hace falta alguien que cuente más. Además debo agradecerle muchísimo porque leer su blog fue un catalizador para mí y a través de él pude conocer más acerca de mis propios gustos sobre el spanking. Para los que estén interesados la página es http://spankingenargentina.blogspot.com La verdad es que la recomiendo aunque ya no hayan más entradas. ¡¡¡Quién sabe y María se anima a volver a escribir!!! (Sí, admito que copié su link y lo apliqué a Venezuela para abrir mi blog)

Pero comencemos por el principio: Me llamo Alejandra, soy venezolana, tengo 22 años y soy spankee. Por supuesto, como toda persona tiene gustos particulares, y mis inclinaciones se van más hacia es spanking disciplinario. Eso no quiere decir que no me gusta el spanking erótico, también lo disfruto pero creo firmente que una buena tunda debe ser dada como consecuencia de una falta real porque, al menos a mí, me produce mucha excitación el saber que me lo merezco.

Como es mi primera entrada me parece justo y necesario contar un poco cómo me inicié en esto:

Yo estoy convencida de que yo he sido spankee toda mi vida. A mí mis padres nunca me pegaron... una vez mi papá me dió una cachetada (o bofetada como se dice en otros países) y eso fue todo, además ya tenía como 12 años, por lo que estaba más grande y entendía mejor las cosas; pero jamás supe lo que eran unas nalgadas, ni el rincón ni ninguna de tantas consecuencias que se desprenden de un castigo. Mis castigos eran siempre el no dejarme salir a jugar con mis amigos de la urbanización o no poder ver televisión. Creo firmemente que en niños esta opción es mucho más efectiva que el castigo corporal porque nos duele más (psicológicamente claro!!)

El caso es que siempre sentí una gran atracción por el spanking. Todavía recuerdo vívidamente mi primer encuentro con una escena de spanking: Tenía 3 ó 4 años y estaba viendo la película de Disney: Pinocho. Las pocas veces que lo he contado la gente me mira raro "¿Pinocho? ¿Dónde tiene Pinocho una escena de spanking?" Sí la tiene... y la recuerdo perfecto a pesar de que llevo muchísimos años sin ver la película. Estuve buscando en internet alguna imagen que lo demostrara pero no la encontré :( Les describo la escena: Al principio cuando está Gepeto en el taller se hacen las 12:oo am y empiezan a sonar todos los relojes (recuerden que todo el taller está lleno de ellos) y se hace un paneo a través de ellos. Cada reloj tiene su manera de sonar y hay uno en el que está una botella rota en el piso y una señora sentada en una silla dándole nalgadas a un niño. No es broma... pueden ver la película si no me creen. Recuerdo que aún estando tan chiquita solía devolver una y otra vez esa parte en el Betamax lo cual molestaba bastante a mi hermana que no entendía por qué quería repetir y repetir la escena de los relojes sonando. Claro... para los que tienen edad para recordar el Betamax saben que para devolver una película había que sacarla y darle vueltas con la mano (O al menos eso hacía yo no sé por qué, tampoco recuerdo mucho, realmente estaba muy chiquita).

Luego de eso también vi una película cuyo nombre no recuerdo donde una señora le daba unos correazos a su hijo por alguna falta que tampoco recuerdo. Jamás se vio a la mujer pegándole al muchacho, sólo se escuchaban los golpes y luego el niño saliendo con lágrimas en los ojos. Y aún siendo tan joven solía fantasear una y otra vez con esas escenas. Así como esta hay muchas escenas que vi de chiquita y se me quedaron grabadas en la memoria. También sentía afición por escuchar los cuentos de mis amiguitos cuando decían cómo habían sido castigados por sus padres y la verdad hacía muchas preguntas.

Supongo que se preguntarán que por qué siendo tan chiquita no fui y se lo comenté directamente a mis papás. No sé... supongo que uno de niño no es tan tonto como se cree y a pesar de que me daba mucho morbo la situación (obviamente cuando uno es niño no entiende que lo que siente es morbo, eso lo entiende después) tampoco es que quería realmente que me pegaran.

Así fueron pasando los años y la fantasía siempre estuvo en mi cabeza... recuerdo que en más de una novela (sí, yo veía todas las novelas con mi mamá en la tarde) habían escenas donde siempre "el malo" dominaba y sometía a "la buena" por alguna razón y eso me excitaba mucho... recuerdo haber pensado que yo quería un hombre así como esposo cuando fuese grande. Sin embargo sólo recuerdo una escena de spanking en una novela. No recuerdo cual fue ni quién era el protagonista masculino. Sé que la actriz era Roxana Díaz (los venezolanos sabemos a qué actriz me refiero, aunque por otras cualidades aparte de la de la actuación). La situación era la siguiente: Ella había perdido la memoria (como cosa rara en las telenovelas) y no recordaba al esposo. Él, cansado del rechazo y la resistencia de su esposa decide colocarla sobre las rodillas y darle unas buenas nalgadas. No fueron muchas, debieron haber sido unas 4 ó 5 antes de que ella se levantara y le gritara mil y un insultos, pero fue suficiente para entender que eso era lo que yo quería. Para ese entonces estaba más grande y, por ende, con mayor entendimiento. Por supuesto, no por eso dejaba de sentir que estaba loca y jamás se lo conté a nadie.

No fue sino hasta los 17 años que me atreví a confesarle a alguien mis gustos. Se lo dije a mi novio sin saber qué esperar de él. Me daba mucho miedo su reacción pero la verdad teníamos la suficiente confianza como para comentar ese tipo de cosas, aunque eso no implique que no me haya dado muchísima pena. Claro que yo sólo le dije que siempre había querido que me dieran unas nalgadas. Al principio no le agradó mucho la idea pero lo hacía para complacerme. Me colocaba sobre sus rodillas y me daba unas cuantas nalgadas, no muy fuertes. Sin embargo, siempre se aburría rápido y decidía pasar a otros menesteres... Se convirtió en una especie de rutina... él sabía que a mí me excitaba muchísimo y si quería un buen desempeño en la cama de mi parte (que obviamente era muy seguido) sólo tenía que colocarme sobre sus rodillas y darme unas cuantas nalgadas para que yo ya estuviese más que lista. Recuerdo que una vez le dije que me pegara con un cinturón y me dijo que estaba loca y se negó... no volví a tocar el tema por un tiempo pero luego otra vez, y otra vez. Tanto se lo pedí que decidió hacerlo... me dio tres sin ganas y dijo que no podía porque sentía que me estaba haciendo daño. Me sentía algo frustrada pero, como no conocía otra cosa, no me molestaba tanto.


Hace dos años tuve otro novio al que también se lo confesé. Él fue más entusiasta con la idea y, como él entiende más de este mundo tecnológico que yo, fue cuando empezamos a entrar en páginas de spanking, a ver videos y a leer sobre el tema. Después me volví aficionada y me la pasaba leyendo hasta altas horas de la noche lo cual resultaba que me fuese imposible levantarme al día siguiente para ir a clases. De hecho llegué a perder una materia en la uni por inasistencia... ¡Qué horrible! Octavo semestre y vengo a clavar (reprobar) una materia por pervertida... porque a pesar de todo siempre me vi como una pervertida. Claro... eso se acabó cuando a mi novio se le fueron metiendo ideas extrañas en la cabeza como el bondage y choques eléctricos.... No critico a las personas que les gusta esas cosas y mucho menos sería capaz de juzgarlos... sencillamente no va conmigo y no es lo que me gusta. Sin embargo, tampoco encontraba lo que estaba buscando, si bien la relación de spanking era más aproximada a lo que realmente me gusta... no me terminaba de llenar del todo.

Explico: Obviamente los azotes tenían un motivo, a diferencia de con mi primer novio y ya se podría hablar de una paliza por la intensidad y la duración de la misma, pero como ocurre con cualquier persona que no sea spanker: se cansa rápido (Más rápido de lo que me gustaría) y prefiere pasar al sexo. Así que siempre me quedé con las ganas de más.

Ahora bien... ¿Abrí este blog para escribir sobre esas situaciones infructuosas y frustrantes? No. Lo abrí para contar mis experiencias recientes con Rafa, mi spanker, al que de hecho le voy a pedir que escriba de vez en cuando (aunque no sé si lo vaya a hacer) porque creo que también sería una buena oportunidad para conocer la otra cara de la moneda. El caso es que en él conseguí lo que estaba buscando.. y quizás hasta un poco más de lo que quería... jajajajaja

Lamentablemente la cabeza no me da para seguir escribiendo y realmente con esta entrada no prentendía más que presentarme y que me fuesen conociendo un poco. Ya habrá tiempo para ir contando experiencias y opiniones (siempre personales y, por ende, subjetivas) acerca del spanking. También me gustaría que la gente hiciese sus comentarios y compartiera conmigo sus opiniones. Jajajajaja quizás soy un bastante ilusa al esperar que se formen aquí foros como los que se formaban en el blog que les pasé al principio...

Un beso a todos...

8 comentarios:

Anónimo dijo...

esta muy bueno tu blog alejandra, te felicito, muy inductivo y la verdad provoca entrar en el mundo del spanking, todos tenemos esas inclinaciones solo qe nos da miedo hacerlas o quizas no tenemos con qien, me llama la atención la parte de la disciplina eso es magico y fuerte. te felicito de nuevo tu primero escritor de comentario jajajaja SLATER NEW

Anónimo dijo...

qe posibilidades existen de qe slater si inicie en esto?? no tengo con qien es preocupante la situación ...

Slater

Alejandra dijo...

Hola Slater,

Gracias por tu comentario, la verdad es la idea de mi blog que la gente se identifique con lo que escribo... y me alegra que hayas escrito. No esperaba una respuesta tan pronto.

Con respecto a tu pregunta, creo que hay mcuhas posibilidades de que te inicies. Todavía no describes qué rol te gusta si el de spanker (el rol dominante) o el de spankee (el rol pasivo). Pero sé que si buscas con cuidado seguro encontrarás a la pareja adecuada. Un beso..

Bella Spankee dijo...

Holaaa!!!!
Alejandra, que bueno saber que hay otra venezolana con los mismos gustos y aficciones por el spanking.
La verdad Bienvenida a este mundo tan fascinante y como yo lo describo, lleno de mucha magia y fantasias que nos invitan a sentirnos Vivas y encontrar sensaciones diferentes.
La verdad me fascina escribir alejandra y bueno, mira que pequeño el mundo es y la verdad las spankees nos identificamos en muchas cosas.
No te sientas cohibida de ninguna manera... Yo no es que tenga muchos conocimientos, pero cuando quieres hacer algo de corazon y con muchas ganas, solo basta un poco de investigación y listo!!!
La verdad cada quien en los blogs tiene su propio estilo y no me cansaré de decirlo, todod pero todos son merecedores de HONOR AL MERITO.... porque cada persona que escribe y se atreve a hacerlo es porque de verdad lo siente con muchas fuerzas y eso es digno de reconocer.
Por lo demás, nada... sigue adelante eso si con mucho cuidado, un primer consejo que te doy y que lo aprendí hace poco es "Sin prisa pero sin pausa"...
Hay mucho que aprender pero poco a poco y con cautela.
Que bueno que ya tengas un spanker eso es un buen comienzo.
Muchos exitos para los dos.
Estaremos en contacto para compartir mas lo poco que sé.
De eso se trata no, de compartir e intercambiar para aprender.
Animo!!!
Besos.
Bella.

Vitabar dijo...

Bienvenida, Alejandra, al mundo de los blogs spankos en español. Un mundo, por cierto, en pleno crecimiento.
Le deseo -como suele decirse- larga vida a tu blog, y ya tenés un link en el mío.

slater dijo...

muy buen relato el ultimo, cabe destacar que siempre pense qe el hecho del spanking siempre iba a terminar en deseo sexual, mi amiga alejandra me dejo la duda dandome muchas razones y diciendome que se puede te tener una relacion donde solo se dan nalgadas y castigos. me costo entenderlo pero creo qe pase dias pensandolo y casi digo qe tenia razon. me alegra mucho tu ultimo relato, quizas tus sentiemientos se dieron a conocer muy bien. entiendo tu miedo, pq si la conexion sexual es grande, se qe el deseo se puede convertir en pasión que ya esta relacionado con lo puro de los sentiemientos.

Cometospk dijo...

Hola Alejandra, estoy encantado de haber descubierto tu blog, a través del comentario que has dejado en el mío, pues hasta entonces no tenía conocimiento de su existencia. Para nosotros el spanking es algo diferente, pero el denominador común son los azotes.
Prometo seguir leyéndote.
Un beso

Cometospk dijo...

¡Qué se me olvidaba! Te he puesto un link en mi Blog.
Saludos desde España

Videos de Spanking