ADVERTENCIA

Este blog contiene elementos de lenguaje,salud, sexo y violencia que no debe ser leído por niños, niñas y adolescentes y tampoco por personas que consideren ofensivo su contenido

martes, 18 de diciembre de 2007

Mi castigo por fumar... y otras faltas más

Ok... Debo admitir que sí me merecía la tunda, o mejor dicho las tundas, que Rafa me ha dado últimamente. Y también debo admitir que he tenido mucha suerte de que se le haya olvidado ponerse una correa dos de las tres veces que me ha castigado. Pero no sé por qué últimamente los azotes me duelen más que de costumbre.

Vamos a comenzar desde el principio. Rafa se fue de viaje del lunes al viernes pasado. Ya tenía acumuladas varios castigos, por perder mi celular, por decir groserías y por una que otra malcriadez. Pero lo que colmó la paciencia de Rafa cuando llegó fue mi noticia de que me fumé dos cigarros. Yo sé que él me lo había prohibido... pero vamos... han sido dos cigarros en más de un mes, más bien eso es todo un logro... no es para tanto... ¿O sí?

Esa noche era la boda de unos amigos de él así que fuimos un rato pero nos fuimos temprano porque estaba lloviendo y además queríamos recuperar el tiempo perdido. Sin embargo mi idea de recuperar el tiempo perdido era distinta a la de él. Fuimos a un hotel y mientras esperábamos en el estacionamiento a que terminaran de limpiar la habitación (para cualquiera que ha ido a un hotel en Caracas a las 2:00am sabe que aparte de hacer cola y esperar media hora -si tiene suerte- a que desocupen una habitación, luego tiene que esperar a que las camareras terminen de cambiar sábanas, limpiar los baños, etc.) me dijo que hoy quería hacerme su exclava. ¿Qué significaba eso?

Cuando nos avisaron que ya podíamos entrar en la habitación Rafa me ordenó quitarme el vestido (seguíamos en el estacionamiento) y le dejó dentro del carro. Yo me quedé sólo con el pequeño hilo que cargaba y mis zapatos con tacones de aguja de 10 centímetros que no pueden faltar con un vestido de fiesta. Me ordenó subir las escaleras delante de él (toda spankee sabe lo que significa subir unas escaleras frente a un spanker... no se pueden conterner). Me ordenó abrir la puerta pero me tardé un poco así que más nalgadas para que me apresurara. Entramos, dejé la cartera, me quité las pulseras y el reloj y me tomó por las orejas, me sacó de la habitación y me dijo que me quedara de rodillas frente a la pared hasta que él me avisara. Yo no sé si les llamó la atención el hecho de que literalmente me sacó de la habitación. Yo escuchaba las voces de las personas de limpieza que caminaban por el pasillo interior el hotel y lo único que me imaginaba era que pudiesen entrar y verme practicamente desnuda arrodillada en un rincón fuera de la habitación.

Cuando me hizo entrar me nalgueó hasta que se cansó, en todas las posiciones que se le ocurrieron, en todas las intensidades y ritmos. En cierta forma estaba tranquila porque ya sabía que se le había olvidado ponerse el cinturón. Me lo dijo cuando llegó a mi casa a buscarme. Mi mamá me dijo que le prestara uno de mi hermano, pero obviamente no soy tan ingénua y no lo iba a hacer. Cuando salimos me dijo: "No me prestaste la correa de tu hermano...". Mi respuesta: "Y juraste que lo iba a hacer..."

Rafa dice que yo cuando hablo tengo siempre un tono malcriado. A veces sí lo tengo.. pero es que yo hablo así por naturaleza. La ironía y el sarcasmo son parte de mi vida diaria y eso a él no le gusta y comienza a decir que ya tengo "esa actitud".

En fin, lo que sucedió después no es necesario que se los describa y tampoco lo pienso hacer.

Al día siguiente tuve la suerte de que Rafa se levantó tardísimo (cuando digo tarde es que se levantó cerca de las 8:00pm). Recuerden que estaba de viaje y casi no durmió y llegó directo a bañarse, vestirse e irse a la boda, a la 1:00 se estaba muriendo de sueño, pero eso no le impidió llevarme al hotel en la noche. En fin... Ni su familia ni yo lo íbamos a despertar porque sabemos que necesita descansar (Rafa es súper workaholic) aunque sabíamos también que se iba a molestar por haber dormido tanto.

Así que el sábado no nos vimos. El domingo fui a su casa en la tarde y en la noche vinimos a mi casa para ver una película. por desgracia en mi casa no había más nadie que él y yo, así que me dijo "Creo que la película puede esperar, hay otros asuntos que debemos resolver". Se me olvidó decirles que Rafa dijo que como la falta era tan grave el castigo se iba a dividir en varias tundas. Pero todavía no me ha dicho cuantas. Me bajó los pantalones a las rodillas y me ordenó ir a buscar una almohada a mi cuarto.. ¿Es sólo a Rafa o es a todos los spankers que les gusta vernos caminar con dificultad con los pantalones a las rodillas?

Al regresar me colocó sobre sus rodillas, me dijo que mordiera la almohada para no gritar y me dió una buena cantidad de nalgadas. Yo no sé si fue porque ya me había pegado el viernes (o sábado en la madrugada) o porque me estaba pegando más fuerte que de costumbre pero el caso es que no aguantaba. Yo no soy de esas spankees que se mueven y se quejan mucho, pero más de una vez me safé de sus brazos y terminaba arrodillada en el suelo pidiéndo clemencia, lo cual molestaba más a Rafa que decía que él no me había dado permiso de moverme y que me quedara quieta, lo que traía como consecuencia golpes más fuertes. Gracias a Dios tuve la fortuna de que a los dos minutos de haber comenzado a usar el cepillo llegó mi mamá...

Eso fue un flash-back a mi época de adolescente donde estaba con mi novio y llegaba mi mamá y rápidamente teníamos que arreglarnos, prender el televisor y fingir que no estaba pasando nada... jajajajaja. ¡Cómo extraño vivir sola! Aunque en ese momento estaba rogando que alguien llegara. "Te salvaste" fue la respuesta de Rafa.

Vimos la película o, mejor dicho, el video. Y aquí hago un espacio de publicidad. Los que han visto a Andrés López, el comediante colombiano que se hizo famoso con "Pelota de Letras", tienen que ver "Me pido la Ventana", no es tan divertido como "Pelota de Letras" pero también es muy bueno. Fin da la publicidad. El caso es que cuando Rafa se estaba yendo a su casa me dijo que mañana (es decir, ayer) seguíamos con el castigo.

Durante el día intenté persuadirlo por messenger de hacer otra cosa... como ir al cine. "¡Qué viva!" me dijo. "quizás mañana, hoy tenemos que resolver un asunto". No hubo nada que lo distrajera de su objetivo. Entonces se burlaba de mí y me decía: "¿Estás asustada? Yo de ti lo estaría". ¿Qué se supone que una pueda hacer con eso? Aumentar la agonía y la ansiedad.

Rafa me pasó buscando tarde y cuando llegamos a su oficina ya eran las 8:00pm (el estacionamiento lo cierran a las 9:00pm) así que me dijo que como no habia mucho tiempo íbamos a empezar de una vez. Cabe destacar que esa hora se me hizo eterna y no sé como dio tiempo para tanto...

Me bajó los pantanlones hasta las rodillas, me colocó sobre sus rodillas y me nalgueó hasta que se cansó, me mandó un rato al rincón, otra vez de vuelta a sus rodillas. Yo no sé qué es peor... si tener las manos sueltas lo que es símbolo de sumisión o que te agarren la mano detrás de la espalda para que no te puedas tapar, cuando me intento tapar mucho rafa me sostiene la mano y ahí si no hay nada que pueda hacer... me siento totalmente indefensa y eso me crea más ansiedad.

Luego me llevó a la otra habitación (la de los correazos) y me hizo recostarme en la mesa. Cuando estábamos en el carro le pregunté que cuál cinturón tenía puesto y no quiso contestarme. Cuando vi que tenía puesto el cinturón marrón respiré... tenía miedo de que hubiese decidido usar el negro ¡ese sí es horrible! Pero eso no significa que el marrón sea un paseo. Me comenzó a pegar pero como al cuarto o quinto correazo la punta de la correa cayó en la parte interna del muslo... ¡Eso sí duele! Rafa no entiende por qué a veces me levanto o me pongo de cuquillas... ¡Porque hay lugares en los que duele demasiado un golpe... como en los muslos, en especial en la parte interna de ellos, o en la cadera. Es decir cualquier lugar que no sean las nalgas. Yo entiendo que él no siempre puede controlar donde va a caer el golpe, pero no se puede molestar si me muevo como respuesta involuntaria al dolor.

El caso es que como me moví, se molestó mucho y me llevó de nuevo a la otra habitación golpeándome nuevamente con la correa pero estando yo parada mientras él me sostenía de un brazo. Así siguió por un rato hasta que se acordó que no tenía mucho tiempo.

Me colocó arrodillada con las manos en la cabeza mientras él chateaba con Elhy, una spankee peruana con la que suelo chatear. Él hablaba con ella y le dijo que me estaba castigando. Elhy preguntó que por qué y él me levantó y me dijo que hablara con ella y le dijera por qué me estaban castigando... por fumar... Luego me hizo arrodillar sobre una silla sin voltear sin saber qué hablaba con Elhy. Él le preguntaba qué opinaba ella de lavarme la boca con jabón por haber dicho groserías. Una vez Caroll, Elhy y yo habíamos hablado del tema porque Caroll dice que eso es exagerado. Cuando me dijo que dependía de Elhy si me lavaba la boca con jabón me alegré. Estaba convencida que ella me iba a defender. Sin embargo, Elhy le contestó que le parecía bien como alternativa a unas nalgadas... No fue la respuesta que yo esperaba...

Rafa me dijo que le dijera a Elhy que me iban a lavar la boca con jabón... pero por algún milagro que aún no entiendo, cuando estábamos en el baño y ya estaba resignada, Rafa se apiadó de mí y me dijo que no lo iba a hacer ese día. Que igual lo iba a hacer, pero que no tenía caramelos con él y que no tenía corazón para lavarme la boca con jabón y no darme un caramelo luego. No lo podía creer... pero me conmovió ese acto de bondad que no ocurre todos los días y le pregunté si lo podía besar. Me dijo que sí. Sé que Rafa me va a lavar la boca con jabón en otra ocasión, pero realmente me encantó su gesto. Aunque esperó hasta le último momento para decirmelo para aumentar mi agonía...

En fin, mi castigo no había terminado todavía. Ahora Rafa tiene la manía de que si me ordena algo y me tardo dos segundos en reaccionar me pega... no entiende que es que no lo quiera hacer sino que no puedo hacer las cosas tan rápido. Por lo menos ayer, me dijo que desconectara una extensión porque iba a conectar su computadora en la otra habitación. Pero yo no la veía porque el final de la extensión estaba sobre la mesa y yo estaba debajo de ella. Entonces le dije que ahí no había ninguna extensión, y se molestó, me sacó de debajo de la mesa, me colocó otra vez sobre sus rodillas y me dio varias nalgadas muy fuertes. Cuando me soltó vi la extensión... pero yo no soy adivina y no puedo ver lo que él está viendo!!!

Luego conectó su laptop en la otra habitación pero antes de hacerlo, se le ocurrió la brillante idea de pegarme con el cable de la extensión. Yo inmediatamente me alarmé y él me dijo que era una sóla vez para probar. ¿Una sóla vez? Me pegó con el cable unas siete u ocho veces; y cuando le recriminé que había dicho una sola me dijo que luego había decidido que iba a dar más "¿Hay algún problema?" preguntó. ¿Qué se puede contestar en esos casos?

Mientras hacía unas cosas en la computadora, me ordenó limpiar el inodoro del baño. Ahí estaban los productos de limpieza y, a pesar de que estaba limpia, yo la tenía que limpiar otra vez. Cuando terminé, revisó como había quedado y me ordenó colocarme nuevamente inclinada sobre la mesa para los últimos seis correazos para que quedara claro que jamás debía desobeder una orden. La verdad a mí ya me dolía demasiado y él lo sabía, así que después de la quinta me levantó y me abrazó. Sólo me dijo:"Es hora de darle las gracias a tu spanker"...

Mi castigo no ha terminado. Luego Rafa me dijo que no usó el cepillo porque le dio lástima. Cuando terminó el castigo me sentí mal... porque en serio no aguantaba más el dolor... sentía que Rafa me había pegado más fuerte que nunca, pero realmente el castigo que me dio no fue ni la cuarta parte de lo que suele hacer porque cuando me monté en el carro, me podía sentar. Y no me quedaron morados ni marcas notorias. Entonces regreso a la pregunta del principio. ¿Será que me estoy haciendo más sensible? Rafa dice que le parece bien porque así logra el mismo efecto con menor esfuerzo. ¿Por qué estoy más sensible al dolor ahora? ¿Hay alguna spankee a la que le haya pasado? La verdad es que me preocupa porque soy tan mazoquista que me encanta el no poder sentarme bien por uno o dos días después de la tunda...

1 comentarios:

Spanking Latino dijo...

Me gusta como describes con naturalidad tus aventuras de spankee. Felicitaciones por el blog. Te propo un intercambio de enlaces entre este blog y el que escribo.
Saludos!!

Videos de Spanking