ADVERTENCIA

Este blog contiene elementos de lenguaje,salud, sexo y violencia que no debe ser leído por niños, niñas y adolescentes y tampoco por personas que consideren ofensivo su contenido

domingo, 16 de marzo de 2008

Mi teoría: Las parejas spankas son más felices

Las feministas me caerán encima si llegan a leer este post alguna vez. Pero desde ahora advierto que no me pienso disculpar por escribirlo y mi pensamiento no va a cambiar por muchas razones que me den.

Varias spankees con las que he hablado piensan que estoy loca cuando les explico mi teoría sobre el spanking disciplinario entre parejas, aunque sé que en el fondo están de acuerdo con lo que les digo. En este post voy a hablar refiriéndome a spankees mujeres y spankers hombres porque es así como yo lo veo.

Yo estoy convencida, y Rafa coincide conmigo, en que el spanking puede solucionar muchos problemas en una relación de pareja. ¿A qué me refiero con esto?

Mujeres: por si ustedes no se han dado cuenta, el 90% de las peleas en una relación son provocadas por nosotras. Ya sea porque estamos de mal humor, o porque estamos en esos días del mes en que ni nosotras mismas nos soportamos, o porque queremos llamar la atención de nuestra pareja, o simplemente por el hecho de que después de haber visto tantas novelas, nuestra imaginación comienza a crear una novela parecida en nuestra mente y, luego de un rato, estamos convencidas de que si nuestra pareja no nos contestó el mensaje de texto que le enviamos, o tiene el celular apagado es porque seguro está con otra o está haciendo algo que no quiere que sepamos.

El caso anterior es sólo uno de millones de situaciones en las que empezamos a recriminarle a nuestra pareja cualquier cosa. A la mitad de la discusión nos damos cuenta de que no tenemos razón, pero somos demasiado orgullosas para admitirlo, así que seguimos alegando cosas y comenzamos a sacar actitudes del pasado que ya ni nos acordábamos (esta es una de las actitudes que los hombres más detestan de nosotras). Al final, a pesar de saber que no tenemos razón, la discusión llega a tal punto que tu novio o esposo no quiere seguir discutiendo y te deja sola o tú te vas y él simplemente está cansado de pelear y te deja tranquila. En ese momento vuelven las dudas: " ¿Será que no me quiere?" "No le importa que yo esté molesta".

Después de hacerles pasar a ellos y a nosotras mismas un mal rato por nada, (porque tanto ustedes como yo sabemos que si hubiésemos aceptado que estábamos equivocadas todo el asunto se habría arreglado en cinco minutos) todavía nuestro orgullo no lo acepta y decimos: "Si él no me busca, yo no lo voy a buscar". A partir de este punto ya depende de cada pareja quién da su brazo a torcer al final. Y es posible que uno de estos ataques de histeria más de una haya perdido a un buen hombre.

Cabe destacar que a veces sí tenemos razón de estar molestas, pero si esí, lo mejor es dejar la relación hasta ahí. Pero a veces hacemos un drama porque nos cayó la contestadora del celular, como si eso fuese el fin del mundo y desde antes de comenzar la pelea ya estamos histéricas y somos incapaces de preguntar con calma y sin ironías qué pasó. (OJO: este es sólo un ejemplo. Repito, la situación puede ser cualquiera que te imagines)

No es que los hombres sean unos santos, sabemos que no es así... pero tienen que aceptar que tienen una paciencia inigualable para aguantarse nuestras malcriadeces.

Bueno, ahora que ya describí el problema. Viene mi punto. Si todos los hombres le dieran un buen par de nalgadas (o quizás algo más severo) a su novia o esposa cuando a ella le da uno de estos arranques y lo cortara de raíz, la relación sería mucho más feliz y nos ahorraríamos muchos malos ratos. Yo lo veo en mi relación con Rafa... cuando él ve que a mí me empieza a dar uno de estos ataques de histeria o de celos, sólo un regaño o unas buenas nalgadas son necesarias para controlarme. Y es así como nos hemos evitado muchas peleas absurdas. Las parejas spankas son mucho más felices por este tipo de cosas y ninguna de nosotras protesta cuando nos castigan por esto, porque en el fondo sabemos que ellos tienen razón.

En fin, esa en mi teoría. Pueden estar de acuerdo conmigo o no en que unas buenas nalgadas a tiempo pueden evitar muchos malos ratos en una relación, pero ese es mi punto de vista.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece que el terminar en las rodillas de mi pareja no es precisamente la manera en la que considero solucionar mejor una disputa. Además, pienso que las actitutes que describiste (tus ejemplos del día a día) son propios de una mujer que no ha alcanzado la madurez emocional necesaria para vivir en pareja...OJO no deseo dar a entender que considero que el spanking sea reprobable, pero creo que la idea de vivirlo como una forma de disciplina y control es poco saludable.... El spanking es para mi una opción sexual, un juego erótico más, dejar que pasE estos límites me convertiría en una persona sin voluntad y madurez para afrontar la vida .... (Gracias por el espacio)

Spanking Latino dijo...

Hola como están? - Quería inviralos a visitar mi blog. Allí he dejado algo para ustedes.

Saludos

http://spankinglatino.com.ar/blog/2008/03/20/el-tan-anhelado-premio/

Alejandra dijo...

Hola querida Anónima,

Me parece muy válido tu punto de vista. No todas las spankees tenemos los mismos gustos ni los mismos límites. Particularmente a mí me gusta el spanking disciplinario, si las nalgadas no tienen una razón no me excitan en absoluto y realmente no creo que el hecho de que me gusten las cosas así me hagan perder mi volundad.

Creo que malinterpretaste mi entrada, yo no digo que los verdaderos problemas de una relación se deban resolver con unos azotes... mi punto era con ese tipo de problemas que nos inventamos las mujeres en nuestra mente y que, al fin y al cabo, no son problemas en realidad. Obviamente un problema real en una relación es absurdo arreglarlo a nalgadas.

Ahora bien, cuando dices que esas actitudes son propias de una mujer que no ha alcanzado la madurez emocional para vivir en pareja, puede que tengas razón.. yo sólo tengo 23 años y definitivamente no me siento preparada para vivir en pareja; pero al mismo tiempo, todavía no conozco la primera mujer que no se cree sus dramas psicológicos de vez en cuando. Si tú los has logrado evitar, por favor explícanos a las menos afortunadas a cómo hacerlo... eso me ahorraría varias tundas... ¿O será que realmente no quiero aprender a reprimirlas?

En dado caso bienvenida al blog y espero que sigas participando. Todos los comentarios son bienvenidos y como dijo Voltaire: "No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defendería hasta la muerte tu derecho de decirlo".

Saludos

inner_turbulence{ } dijo...

Hola Alejandra!

Primero, muchas gracias por pasar por casa y dejarme tu comentario ;o)

Qué tema sacaste aqui! A mi por lo menos, me encanta la disciplina doméstica, me gusta que me tengan domada y que me muestren los límites, todas las veces que sea necesario.

Mi pareja actual no comulga mucho con el spanking, pero yo de a poco le voy mostrando lo que necesito, y me doy cuenta de que inconscientemente lo provoco, busco muchas veces que se enoje para que tenga ganas de darme unas buenas nalgadas. Hasta ahora no pasó de ser un juego erótico, pero me gustaría que en algun momento se convierta en una experiencia de disciplina doméstica.

Mis momentos de spanking son no con mi pareja, sino con mi Amo, en nuestras sesiones. El es un maravilloso spanker y me da lo que necesito, en la medida justa (gracias Señor!!). Por eso mi sufrimiento al tenerlo lejos.

Lo que si puedo decirte, tal como vos misma adelantaste en tu post, es que hay gente que jamas entenderá el alma spankee. Simplemente eso. Gente que verá en las nalgadas solo un juego erótico (en el mejor de los casos) o bien una agresión gratuita (saltan las feministas, sin darse cuenta de que ser spankee no es estar a favor del castigo gratuito o el abuso al género femenino!!).

Entiendo tus reflexiones porque son cosas que yo también siento profundamente como spankee.

Te mando un beso!
inner_turbulence{}

Videos de Spanking