ADVERTENCIA

Este blog contiene elementos de lenguaje,salud, sexo y violencia que no debe ser leído por niños, niñas y adolescentes y tampoco por personas que consideren ofensivo su contenido

domingo, 30 de marzo de 2008

El spanking y la distancia

Antes que nada quiero agradecer a los autores del maravilloso blog Spanking Latino por habernos reconocido, junto a páginas de la calidad de Bottoms Red, Spankin, Sex and other Dirty Stuff, Sometida por tu deseo y Artebdsm y habernos mencionado en su post de agradecimiento por haber sido acreedor del Premio Arte y Pico por su envidiable creatividad y diseño. ¡Felicidades a Spanking Latino! Y, en nombre de todos los colaboradores de este blog, les damos las gracias y nos sentimos honrados de haber llamado la atención de los autores de un blog de tan alta calidad.

Ahora bien, el motivo de esta entrada es para tocar el tema de la distancia entre los spankos.

Todas las spankees y sumisas que hemos tenido que soportar la distancia entre nuestro spanker o amo, sabemos que una de las cosas más difíciles es tener la necesidad de disciplina y no poder obtenerla. Necesitar sentir las manos de nuestro spanker sobre nuestras nalgas, o poder escuchar sus regaños y sentir su mirada de reproche sobre nosotras.

Desde que tuve que salir del país en febrero por cuestiones de trabajo, cada día sin tener a Rafa cerca es una agonía. Si bien nos mantenemos en contacto casi todos los días y el Messenger y Skype se han vuelto mis mejores amigos, los castigos virtuales no se comparan con un castigo real. Las que vivimos en una situación similar ¿Cuántas veces no hemos llegado a la casa con la necesidad de ser azotadas? En mi caso algunas veces tomo el cepillo, ese que no sirve para peinarse pero que Rafa me obligó a traerme, y me doy algunos azotes hasta que la piel queda colorada y mis nalgas empiezan a escocer… pero el sentimiento nunca es igual a cuando es él quien me azota y pronto me aburro. O cuando Rafa me ordena irme a la esquina con las manos en la cabeza y con la ropa interior hasta los tobillos por haber hecho alguna malcriadez mientras él me supervisa por la cámara, jamás será igual a tenerlo cerca de mí, sentado en la silla viéndome, sabiendo que si volteo o bajo las manos aunque sea por un segundo una ráfaga de nalgadas azotarán mis nalgas.

Pero el sentimiento que a veces tengo, es mejor descrito por Inner_Turbulence, la autora del maravilloso blog Sometida por tu Deseo.
Antes de seguir debo hacer la aclaración de que ella , al igual que yo, es sumisa. Así que quizás algunas spankees no estén de acuerdo con todas las cosas que la autora expone, pero finalmente siempre podrán aplicar sus deseos a lo descrito.

En su último post Inner_Turbulence escribió:

Hoy necesito mucho dolor. Y nadie puede dármelo. Vos tampoco, porque estás lejos. Y hoy necesito que me aten, que me dejen la cola roja, que me violenten, que me inmovilicen, que me callen, que me amordacen, que me violen, que me sujeten, que me sometan, que me humillen, que me rompan, que me lastimen, que me esclavicen. Y se me va la vida en este deseo.

En este mismo momento, me clavaría agujas en la piel, en la carne, para sentir dolor. Necesito algo que me despierte, que me aturda, que me pierda de mí misma. Necesito dolor. Y estás lejos. Y nadie jamás podrá reemplazarte.

Y arrodillada te miro, y te suplico que borres mi identidad y me hagas parte de tus dominios, que me hagas un objeto tuyo, que me hagas de tu propiedad más absoluta, que me pierdas en Vos. Y estamos tan lejos. Y por dentro algo me consume, explota, me mata. Hoy necesito que me sometan. Y aquí estoy, sola, con el mundo que dejó de girar, y mi piel y mi carne desgarradas por la falta de tus manos.

Te necesito, tanto. Tanto. Te necesito tanto.
Tuya,

inner_turbulence

Yo creo que después de leer esto no hay más nada que se pueda decir. Simplemente está todo dicho… Lo que sentimos, nuestros deseos. Esto es una adicción de la que no podemos salir y mientras más la experimentamos más adictos nos volvemos y ya no hay vuelta atrás.

Aprovecho para felicitar a Inner_Turbulence por tan maravillosa entrada que, particularmente, le dediqué a Rafa por ser tan perfecta.

Sólo falta un par de meses para regresar y sentir en carne propia todo lo que he deseado estos meses, y prometo volver a escribir esos relatos que, como ha dicho Spanking Latino, “nos ‘calientan’”.

viernes, 21 de marzo de 2008

Mi primera entrada


Hola,

La verdad es que nunca creí que iba a escribir esto, ni mucho menos participar en un blog sobre spanking. Pero bueno, siempre hay una primera vez y el mundo da muchas vueltas.

Mi nombre es Carelis, tengo 21 años y soy spankee (parece una presentación de alcohólicos anónimos) Jajaaja, pero es así. No le veo otro modo de hacerlo. Estoy terminando mi carrera de arquitectura lo cual me tiene bastante ocupada. Vivo en el oriente del país y estoy soltera desde hace más de unos cuantos siglos.

Siempre fui y SOY la consentida de la casa ya que soy hija única (mujer) , y siempre he hecho lo que me da la gana. El hecho de tener a alguien con autoridad para castigarme cuando lo ve necesario es algo nuevo para mí, y que me gustaría experimentar.

Nunca he tenido una experiencia de spanking , ni de unas suaves nalgadas , NUNCA me las han dado, pero ¿Cómo sé que me gusta el spanking? Por una simple razón, el estado de excitación es enorme cuando leo los relatos de spanking. Los videos y las fotos son chéveres, pero a la hora de leer los relatos, siempre me ponía en lugar de la spankee y me imaginaba en escena.

¿Cómo llegué a este blog? Bueno allí quiero hacer un stop para agradecer a Ale y Rafa. los dos me escribieron en la pagina SIN , me registré allí después de leer una entrada de ellos. También le doy gracias a GOOGLE, ya que en un día de esos se me ocurrió escribir nalgadas y vualaaaaaa¡¡¡¡

Creo yo que el spanking siempre me ha gustado. Como a los 13 o 14 años estudié en un liceo q era MUY estricto y los castigos corporales de vez en cuando se veían en sus pasillos, aunque nunca eran de nalgadas. Le doy gracias a Dios que a mí nunca me ha tocado ser castigada por mis maestros, pero creo que eso ha marcado enormemente mis gustos sobre en spanking. Aunque todavía no cuento con experiencia, sí sé cuales son mis gustos y mis limitaciones.

Para concluir, espero verme a mí misma pataleando y llorando sobre las rodillas de un hombre que tenga la autoridad moral para nalguearme cuando lo considere adecuando y, si no, bueno... creo que Dios me los va a dar en otra vida por negativa y no haber disfrutado mi vida como mortal en la tierra :P.

En otra oportunidad hablaré de mi experiencia con el Internet .. y cómo llegue allí.

Muchos besos y abrazos,

Carelis...


domingo, 16 de marzo de 2008

Mi teoría: Las parejas spankas son más felices

Las feministas me caerán encima si llegan a leer este post alguna vez. Pero desde ahora advierto que no me pienso disculpar por escribirlo y mi pensamiento no va a cambiar por muchas razones que me den.

Varias spankees con las que he hablado piensan que estoy loca cuando les explico mi teoría sobre el spanking disciplinario entre parejas, aunque sé que en el fondo están de acuerdo con lo que les digo. En este post voy a hablar refiriéndome a spankees mujeres y spankers hombres porque es así como yo lo veo.

Yo estoy convencida, y Rafa coincide conmigo, en que el spanking puede solucionar muchos problemas en una relación de pareja. ¿A qué me refiero con esto?

Mujeres: por si ustedes no se han dado cuenta, el 90% de las peleas en una relación son provocadas por nosotras. Ya sea porque estamos de mal humor, o porque estamos en esos días del mes en que ni nosotras mismas nos soportamos, o porque queremos llamar la atención de nuestra pareja, o simplemente por el hecho de que después de haber visto tantas novelas, nuestra imaginación comienza a crear una novela parecida en nuestra mente y, luego de un rato, estamos convencidas de que si nuestra pareja no nos contestó el mensaje de texto que le enviamos, o tiene el celular apagado es porque seguro está con otra o está haciendo algo que no quiere que sepamos.

El caso anterior es sólo uno de millones de situaciones en las que empezamos a recriminarle a nuestra pareja cualquier cosa. A la mitad de la discusión nos damos cuenta de que no tenemos razón, pero somos demasiado orgullosas para admitirlo, así que seguimos alegando cosas y comenzamos a sacar actitudes del pasado que ya ni nos acordábamos (esta es una de las actitudes que los hombres más detestan de nosotras). Al final, a pesar de saber que no tenemos razón, la discusión llega a tal punto que tu novio o esposo no quiere seguir discutiendo y te deja sola o tú te vas y él simplemente está cansado de pelear y te deja tranquila. En ese momento vuelven las dudas: " ¿Será que no me quiere?" "No le importa que yo esté molesta".

Después de hacerles pasar a ellos y a nosotras mismas un mal rato por nada, (porque tanto ustedes como yo sabemos que si hubiésemos aceptado que estábamos equivocadas todo el asunto se habría arreglado en cinco minutos) todavía nuestro orgullo no lo acepta y decimos: "Si él no me busca, yo no lo voy a buscar". A partir de este punto ya depende de cada pareja quién da su brazo a torcer al final. Y es posible que uno de estos ataques de histeria más de una haya perdido a un buen hombre.

Cabe destacar que a veces sí tenemos razón de estar molestas, pero si esí, lo mejor es dejar la relación hasta ahí. Pero a veces hacemos un drama porque nos cayó la contestadora del celular, como si eso fuese el fin del mundo y desde antes de comenzar la pelea ya estamos histéricas y somos incapaces de preguntar con calma y sin ironías qué pasó. (OJO: este es sólo un ejemplo. Repito, la situación puede ser cualquiera que te imagines)

No es que los hombres sean unos santos, sabemos que no es así... pero tienen que aceptar que tienen una paciencia inigualable para aguantarse nuestras malcriadeces.

Bueno, ahora que ya describí el problema. Viene mi punto. Si todos los hombres le dieran un buen par de nalgadas (o quizás algo más severo) a su novia o esposa cuando a ella le da uno de estos arranques y lo cortara de raíz, la relación sería mucho más feliz y nos ahorraríamos muchos malos ratos. Yo lo veo en mi relación con Rafa... cuando él ve que a mí me empieza a dar uno de estos ataques de histeria o de celos, sólo un regaño o unas buenas nalgadas son necesarias para controlarme. Y es así como nos hemos evitado muchas peleas absurdas. Las parejas spankas son mucho más felices por este tipo de cosas y ninguna de nosotras protesta cuando nos castigan por esto, porque en el fondo sabemos que ellos tienen razón.

En fin, esa en mi teoría. Pueden estar de acuerdo conmigo o no en que unas buenas nalgadas a tiempo pueden evitar muchos malos ratos en una relación, pero ese es mi punto de vista.

Videos de Spanking