ADVERTENCIA

Este blog contiene elementos de lenguaje,salud, sexo y violencia que no debe ser leído por niños, niñas y adolescentes y tampoco por personas que consideren ofensivo su contenido

martes, 12 de mayo de 2009

Ni lo uno, ni lo otro, sino todo lo contrario

Hace unos días volví a escuchar una canción que llevaba mucho tiempo que no escuchaba, y me sentí muy identificada. Quizás no tanto por lo literal de las palabras, aunque algo tiene de cierto... sino por la analogía con aspectos de mi vida que he descubierto recientemente.

La canción es de Britney Spears y se llama "I'm not a Girl, not yet a woman" (No soy una chica, tampoco una mujer)

I used to think
I had the answers to everything
But now I know
Life doesn't always
Go my way, yeah...

Feels like I'm caught in the middle
That's when I realize...

I'm not a girl
Not yet a woman
All I need is time
A moment that is mine
While I'm in between

La canción sigue, pero es precisamente esta parte la que me mueve. "I'm not a girl, not yet a woman" Así me siento, en el medio de dos mundos, en un punto intermedio entre ser spankee y ser sumisa.

Los que participan en los grupos saben que ya no llevo el collar de Rafa. La razón es simple: la comunidad BDSM tiene ciertos patrones de cómo debería ser un Amo y una sumisa, los protocolos que hay que seguir y actitudes que adoptar, y yo no cumplo con ninguno.

Es cierto, fui yo la que se empeñó en llamarnos Amo-sumisa porque a Rafa realmente nunca le importó cómo llamaramos a nuestra relación o si yo llevaba o no un collar junto a mi nombre. Para Él, es importante vivir nuestra relación con lo que nos gusta dejando a un lado lo que no. Pero yo me empeñé en ser sumisa y, como cuando de chiquita quería ser cantante hasta que tuve que admitir que mi voz es terrible, así me pasó con la sumisión.

Me empeñé tanto en querer encajar en el modelo aceptado de conducta de una sumisa, y en cómo debe ser y comportarse, que se me olvidó quien soy. Olvidé mis realidades y las de Rafa. En cierta forma ambos teníamos ciertas espectativas y, a la vez, ganas de complacer al otro y no decepcionarlo. Comencé a intentar encajar en un mundo que no es el mío, y querer ser alguien que no soy porque me sentía fascinada por el mundo del BDSM, sin darme cuenta que, al hacerlo, estaba atándome yo misma y axfixiándome. De pronto el BDSM ya no me pareció tan divertido como yo esperaba, la sumisión me pareció aburrida y las prácticas frustrantes.

Comencé a retomar mis raíces como spankee, traviesa y rebelde, y de pronto comenzó el alivio que sólo sientes cuando sueltan un poco la cuerda después de haberla prensado por demasiado tiempo. Me fui separando poco a poco de las actitudes de una buena sumisa y pensé que podría salirme con la mia.

El problema está cuando la comunidad lo deja claro... O eres una cosa o eres la otra... pero no puedes ser las dos cosas a la vez... ¿Eso qué se supone que significa? pensé... fue cuando caí en cuenta que tenían razón... la equivocada era yo... Yo no soy sumisa. ¿pero soy spannkee pura? tampoco... entonces ¿Qué soy?

Vamos por descarte... la mejor forma de saber qué soy es teniendo claro qué no soy.

No soy sumisa porque no sirvo para acatar una órden sin chistar, porque no me gustan los protocolos y porque disfruto demasiado la rebeldía. Pero a su vez, disfruto muchísimo de ciertos aspectos de la sumisión...

En el grupo Nalgadas y Azotes explicaba que no soy una spankee pura porque, durante las sesiones, necesito someterme a Rafa y que Él tenga todo el control y me ha sentir que no tengo escapatoria.

Me gustan muchas prácticas del BDSM que implican sometimiento, pero no Dominación, porque no soy dominable. Porque soy demasiado rebelde y le tengo demasiada fobia al compromiso para entregarme a alguien de la manera que una sumisa debe entregarse a Su Amo.

La pregunta es... ¿Qué soy ahora? Soy una spankee que toma del BDSM todos los aspectos que le agradan y lo maneja a su estilo. Y a esto me refería cuando decía que me identificaba con Britney Spears cuando decía que se sentía atrapada en el medio porque no era una niña, ni tampoco una mujer... Bueno.... yo no soy spankee pura... pero tampoco soy una sumisa pura.

Seré un híbrido.. una nueva raza, una "sumispankee" como severo1969 me definió en un momento. Al final no me importa porque cuento con el apoyo incondicional de Rafa que me ama como soy; con mis malcriadeces y rebeldías y con una actitud sumisa (que no es lo mmismo que sumisión) cuando sea necesario.

Esto es lo que soy y así Rafa y yo queremos vivir mi relación y así somos felices. No necesito user definida como sumisa para postrarme a los pies de Rafa, ni tampoco necesito ser definida como spankee para ser rebelde y traviesa en busca de nalgadas. Al final soy quien soy.

Al igual que en el tablón... pido aquí disculpas a todos los representantes del BDSM que pudieron sentirse ofendidos por mis actitudes como "sumisa". Ahora simplemente les pido una mente abierta para entender qué no soy "Ni lo uno, ni lo otro, sino todo lo contrario :p"

4 comentarios:

Bella Spankee dijo...

Hola Ale....
"Caminante n hay camino, se hace camino al andar"...
y en este camino andamos amiga...
Ánimo y adelante...
No hay pautas
No hay reglas
No hay nada que "NO" puedas hacer y decidir...
Eso si, Sólo segur, sólo sentir....
Besos
Bella.

alespankee dijo...

Muchísimas gracias Bella,
Eres una gran persona. Te quiero mucho amiga..

Sir Williams dijo...

"Me gustan muchas prácticas del BDSM que implican sometimiento, pero no Dominación, porque no soy dominable. Porque soy demasiado rebelde y le tengo demasiada fobia al compromiso para entregarme a alguien de la manera que una sumisa debe entregarse a Su Amo."

No existe BDSM sin D/s ... es el único requisito indispensable. (También para el Spanking) Claro que hay distintos grados y niveles. Lo mismo sucede con la sumisión: grados y niveles.

Yo no sé si sos un "híbrido", una nueva especie o será que no has llegado al momento de maduración y experiencia (acumulación de experiencias) que te permita definirte.

LLegué a mi actual estado de Amo luego de 30 años como Spanker, en los últimos coqueteando con el Dom, hasta que la experiencia y la madurez me definieron. Quizás dentro de 10 años, 10 Spankers y 10 Amos, te suceda lo mismo ... o no.

Lo importante, y en eso estamos plenamente de acuerdo, es cumplir la "Ley de Vida": hacer lo que nos haga felices ... y si esa es tu situación actual: SE FELIZ !

Un beso grande,

Sir Williams

alespankee dijo...

Mi estimado Sir Williams,

Muchísimas gracias por Su comentario. Aristóteles decía que el fin último de la persona era la felicidad. Aún no defino qué significa la felicidad para mí, o si existe realmente una felicidad general y no momentánea.

Pero definitivamente por ahora soy feliz siendo quien soy y lo que soy... aunque lo que soy no tenga un nombre determinado o un lugar en el que se me pueda encasillar.

Quizás Usted tenga razón y me haga falta más experiencia, quizás no... pero la vida es muy corta y quiero vivirla y aprovecharla al máximo en este punto intermedio hasta que me defino... o no lo hago...

Besos,

Videos de Spanking