ADVERTENCIA

Este blog contiene elementos de lenguaje,salud, sexo y violencia que no debe ser leído por niños, niñas y adolescentes y tampoco por personas que consideren ofensivo su contenido

sábado, 27 de junio de 2009

Compartiendo fantasías

Han pasado tantas cosas desde la última vez que escribí algo que realmente valiera la pena que ya me cuesta un poco incluso hasta recordarlas con claridad.

Cada vez que entro en mi blog pienso que se ha convertido en un blog de sociales, felicitando a la gente pos su cumpleaños, o el aniversario de algún blog. ¿Qué tantas cosas se pueden escribir sobre un tema? Veo el blog de Fer, con cuatro años cumplidos y me pregunto ¿De dónde saca los temas o la inspiración? Bueno... no la inspiración... eso ya lo sabemos.

No es que no tenga qué contar, es sólo que no me provocaba escribir. Pero hoy me ha dado por hacer algo productivo y quiero escribir sobre el increíble encuentro que Rafa y yo tuvimos con otra pareja maravillosa hace unos meses.

Xania y Xathaniel son una pareja inigualable. Ambos muy extrovertidos y disfrutan mucho de exhibirse. Era la primera vez que compartimos con otra pareja de este maravilloso mundo y la verdad nos sentíamos un poco cohibidos con la amplia experiencia de este Amo y esta sumisa que poco a poco nos fueron animando con su naturalidad excepcional y su dinamismo y energía.

Con toda la naturalidad del mundo Xathaniel le ordenó a Xania que se quitara la camisa y le fue colocando 24 pinzas de madera en los senos... yo, aunque fascinada por la vista, me retorcía pensando en el dolor que eso podía causar, aunque Xania estaba como si nada. Luego seguimos hablando y bebiendo.

Xania me explicaba que era peor el dolor que se sentía cuando se quitaban las pinzas, que el que se sentía al tenerlas puestas y que, mientras más tiempo estuviesen presionando, peor sería el dolor al final... y al parecer tenía razón.

Siempre me pregunté si tenía algún instinto sádico en mí... y lo descubrí cuando Xathaniel me pidió que le quitara las pinzas a Xania. No importa las veces que me repitió que no me preocupara, que a veces Xathaniel se las quitaba halándolas o con azotes, yo quité cada una de las pinzas con el mayor cuidado posible. Sin embargo cuando quité las pinzas que presionaban de los pezones... no pude evitar sentirme conmovida por los gestos de dolor, pero sin duda estaba excitadísima con toda la situación.

Pero ese no fue el único descubrimiento de la noche. Siempre me pregunté si sentiría celos al ver a Rafa azotando a otra mujer. Creo que en este tipo de casos sólo lo sabes en el momento en que lo vives, y la oportunidad se presentó cuando Xathaniel le pidió a Rafa que azotara a Xania con una cuerda enrollada varias veces y que con una habilidad increible él convirtió en una especie de de flogger.

Fue para mí increíble ver cómo Xania recibía sobre su jean cada uno de los 20 azotes que Rafa le dio. Fue súper exitante ver a Rafa azotandola y un poco humillante para mí ver que Xania bailaba al ritmo de la música mientras todo esto ocurría. A mí no se me ocurre bailar mientras me azotan.

No sé si fue el ambiente que Xathaniel y Xania fueron creando para hacernos romper el hielo y la pena natural de una pareja que jamás había compartido ninguna experiencia con nadie más, pero las cosas se hicieron mucho más fácil.

Es cierto que yo siempre he fantasiado con jugar con otras personas, experimentar mil y un cosas, pero tampoco es un secreto que Rafa es mucho más reservado prefiere la privacidad. Así que fue una gran sorpresa cuando un rato después, cuando Xathaniel lnosmostró un cinturón de cuero grueso que había comprado no sé dónde, Rafa me tomó de la mano y me dijo que me apoyara sobre una silla alta que había en la sala. ¿Rafa me iba a azotar en público?, ¿Mi posesivo y celoso novio? No lo podía creer y la verdad estaba encantada.

Xania me tomó de las manos mientras Rafa se preparaba y tomaba impulso. Siempre pensé que en estos casos, Rafa sería severo, supongo que para no parecer suave ante otro dominante, y no me equivoqué. Obviamente para mí también era importante no parecer una niña llorona , y mucho menos después de haber visto a Xania aguantar los azotes de la cuerda como si nada, así que junté todo mi orgullo y aguanté cada uno de los azotes casi sin moverme y sin emitir gemidos de dolor (cosa bastante rara en mí). Supongo que también influyó lo mucho que disfrutaba toda la situación.

Estaba tan extasiada que ni siquiera protesté ni hice además alguno de desobedecer cuando Rafa me dijo que me bajara los pantalones a la rodilla a pesar de la vergüenza que me daba. Aún así los 5 correazos que me dio sobre la ropa interior no me hicieron levantar la espalda o las piernas como probablemente lo hubiese hecho estando solos.

Al finalizar, Xathaniel le dijo a Rafa que azotara nuevamente a Xania, esta vez con el cinturón. Pero ella los recibiótodos sobre sus nalgas, ya que su tanga no cubría nada. Esta vez no bailó, pero igual su aguante fue envidiable. Esta vez, al estar frente a ella tomandola de las manos, podía ver cada una de sus expresiones y era maravilloso ver su expresión cada vez que recibía un golpe... esa expresión provocada por una combinación de placer y dolor que sólo los mazoquistas podemos entender.

Para cerrar con broche de oro la velada, que empezó sólo como un encuentro para conocer a esta increible pareja, Xathaniel me hizo un lindo bondage. No sin que Rafa comenzara a arrepentirse cuando nuestro nuevo amigo comenzó a desabrocharme la camisa. Rafa me miró debatiéndose en permitirlo o no, pero sabía que a mí no me iba a molestar... aunque sé que le costó mucho ver como mi brassier terminaba sobre la mesa.

Quizás comprendiendo que era la primera vez para ambos en esto, y sobre todo por la expresión de Rafa, Xathaniel optó por dejarme el pantalón puesto. Mientras comenzaba a pasar las sogas a mi alrededor, Xania me iba dando consejos: "Mantente derecha, saca el pecho y echa los hombros hacia atrás lo más que puedas". Según ella, al finalizar el bondage podría soltar un poco la posición y las cuerdas no me apretarían tanto.... pero no fue muy efectivo porque igual me apretaban.

Con una facilidad increíble, Xathaniel fue colocando las cuerdas y le enseló a Rafa como hacer unos nudos, los cuales quedaron a la distancia exacta que debían quedar y muy buenos a pesar de ser la primera vez que Rafa los hacía. El resto del bondage lo hizo Xathaniel, pasando cuerdas por todos lados, el resultado fue increíble.

Ya había visto ese modelo de bondage en fotos, incluso sabía la teoría de como hacerlo pero no es lo mismo verlo en una foto que verlo en mi cuerpo. El espejo reflejaba una imagen fabulosa, y las fotos me mostraron luego más detalles, además de cómo se veía desde atrás.

Creo que para haber sido nuestra primera experiencia de este estilo no nos fue mal, aunque probablemente Xania y Xathaniel pensaron que éramos aburridos y demasiado conservadores para su gusto. A mí particularmente me encantó la naturalidad como se dieron las cosas, aunque entiendo que le debemos mucho a ellos que nos dieron la oportunidad de abrirnos a nuevas experiencias.

Espero que no estén molestos por haberme tardado tanto en contar nuestra fantástica experiencia. Besos a ambos.

Videos de Spanking