ADVERTENCIA

Este blog contiene elementos de lenguaje,salud, sexo y violencia que no debe ser leído por niños, niñas y adolescentes y tampoco por personas que consideren ofensivo su contenido

viernes, 14 de septiembre de 2018

"El BDSM es para disfrutarlo, no para padecerlo"

Esa frase me ha acompañado por años en mis redes sociales porque para mí es algo esencial. 

Por años hemos tratado de separar el BDSM del abuso físico y psicológico, y desligarnos del estigma de la sociedad de que lo que hacemos es malo con la exaltación de uno de los 3 pilares fundamentales: El Consenso.


Sin embargo, últimamente me he estado cuestionando algunas cosas basada en conversaciones y lecturas por redes sociales que me hace pensar que hay algo que se está perdiendo. 


De acuerdo a la RAE la definición de consensuar es: "Adoptar una decisión de común acuerdo entre dos o más partes". 


Eso pareciera ser bastante claro. ¿Pero lo es?


Uno de mis principales cuestionamientos acerca del D/s es ese concepto que leía bastante de algunos Dominantes que decían que una sumisa debía tener total entrega y obedecer sus órdenes confiando en que nunca le harían daño realmente. Pero el asunto está en que el daño no tiene que ser necesariamente físico para que siga siendo abuso. 


Recuerdo mis primeras discusiones en los grupos de yahoo sobre el rincón. Es una práctica que odio con mi alma pero está muy arraigada en la cultura del Spanking. Hay Spankers que dirán que es esencial y que forma parte del castigo y no es algo que tenga que gustar.  También hay spankees a las que sí le gusta o lo toleran porque les excita el juego. ¿Pero dónde dice que es obligatorio? ¿Por qué tengo que someterme a algo que no me da ningún tipo de placer, ni me gusta, ni me siento cómoda? Y obligarme a eso por ser "parte del juego", si no es algo que disfruto, en mi concepto es abuso.  


También he escuchado excusas baratas como "es que ya lo has hecho antes, entonces no entiendo cuál es el problema". El hecho de que hayas accedido alguna vez para probar o lo que sea, no significa que tengas que volver a hacerlo si es una experiencia que no te gustó, que no disfrutaste y que te hizo sentir mal o incómodo. 


A veces es algo tan simple como que somos seres humanos que no siempre tenemos la misma predisposición para algunas cosas y algo que te gusta en un momento, en otro simplemente no te provoca, no tienes ganas... y obligarte es ABUSO. 


Y quizás mi caso no parezca nada grave, pero les puedo poner el caso de una sumisa que conozco que es claustrofóbica y para castigarla su Dominante la encierra en un closet donde sufre ataques de pánico, llora y se siente horrible. ¿Está bien porque es un castigo? Lo que me preocupa es que ella accede porque siente que no tiene otra opción. ¿A eso se puede llamar consenso? Lo peor es que probablemente su Dominante ni siquiera sepa el daño real que le está causando porque estoy segura de que nunca se lo ha dicho para no "decepcionar". 


Y este tema puede parecer que solo aplica a la parte 'bottom" de la relación, pero es igual para el Dominante. Si el top no se siente cómodo, no le gusta y no disfruta una práctica en específico, ¿está bien que se vea obligado a hacerlo porque la parte sumisa lo espera? y  he visto como caen en manipulaciones como que entonces no es realmente dominante porque no le gusta. Si un Dominante en algún momento y por x circunstancia no está de ganas de ejercer el rol, de tener una sesión o incluso hablar, ¿es menos Dominante o tiene menos capacidades? A mí no me parece... pero últimamente he leído muchos argumentos en los que pareciera que es así. 


Sí.. el consenso es una de las partes más importantes del BDSM, pero el consenso debe ser real... no es aceptar algo que va en contra de ti mismo porque otra persona lo espera, por mucho que la quieras. Es como casarte con alguien que no quieres porque es lo que tu familia espera de ti. El hecho de que hayas dicho que sí aceptas, no significa que exista un consenso real. 


Y lo que digo no se debe confundir con superar límites y miedos en la relación... hay cosas que te pueden no gustar por sí mismas pero las aceptas en un contexto especial porque en el conjunto lo disfrutas. Me refiero a esas cosas que realmente no te gustan pero que alguien se inventó "que debe ser así" o sientes que dentro de tu rol deberías estás dispuesto a hacerlo. 


Finalmente, yo como masoquista creo que aceptar esas situaciones es un nivel de masoquismo al que no le juego. Si es lo tuyo, fantástico! pero si no lo es... piensa dos veces si lo que estás haciendo te hace feliz y te llena, porque si no es así... entonces NO es BDSM. 

--> -->

0 comentarios: